lunes, 12 de enero de 2009

Amanece

.
..........Amanece. Sus ojos saludan con desgana al sol que lucha por abrirse paso entre los huecos de la persiana. Las sombras siguen inundando la habitación, ahora más imperfectas que hace sólo unas horas, pero aún vivas puede sentirlas crepitando entre las sábanas, agonizantes, preparándose para huir y ponerse a salvo hasta que el sol vuelva a esconderse tras la montaña.

..........Otro día más, percibe con claridad qué ha sido lo que le ha hecho abrir los ojos, romper con su preciada irrealidad. No han sido esos pequeños focos de luz, ni los asquerosos sonidos que salen de la garganta de esa estúpida paloma gris que parece querer saludar cada mañana, ni la delicada brisa de la tardía primavera. Ha sido esa voz. Esa que cuchichea durante día y noche sin tomarse un respiro. La que le susurra los versos suicidas que lleva grabados en sus muñecas o aquellas palabras prohibidas que nunca dejaría escuchar. La que le dedica con cariño tenues risas dementes en el despertar. Ja-ja-ja-ja ¿Habrá algo en el teléfono? Despierta y cógelo. Así que abre los ojos y repite el robotizado movimiento de todas las mañanas. Y no hay nada. Ninguna señal. Vacío que volverá a acompañarle durante horas. Cae el teléfono sobre las sábanas.

..........Se sienta al borde de la cama y sus pies tocan el suelo de madera, que cruje dejando escapar imperceptibles gritos de horror. Naturaleza muerta que percibe innata el frío y el dolor.

..........Mecánicos movimientos le acercan al primer cajón de la cómoda, abriéndolo sin vacilación. Su mirada se pierde resignada en el contenido. Segundos más tarde acaricia de nuevo la dulce sensación de la afilada hoja separando la garganta en dos, ayudando así a respirar, a tomar el oxígeno necesario para el día. La herida deja entrever circuitos que se retuercen como serpientes en su interior. La sangre fluye delicadamente marcando el cuerpo, goteando en el suelo, indicando el camino hacia el escritorio. Se sienta frente al papel. Rojo sobre fondo blanco. Y escribe. Tacha. Y escribo.

.

9 comentarios:

emperatriz dijo...

Supongo, que este es tu "intento fallido".
Parece que hay dolores, ausencias, que invocan a la sangre y a otra dimensión.
El problema con tu bellísima entrada es, que me corta a mi también, en esta madrugada insomne que de nuevo se repite.

Un beso.

Akeru dijo...

Terrible querer morir, con lo bella que es la vida.

Mi corazón ha temblado al leerte.

Muchos besos luminosos y radiantes, aunque provengan de la oscuridad en la que vivo...

Lobo dijo...

Anhelos. Cuan doloroso es levantarse y volver a una realidad que nos abofetea. Ostias que no siempre merecemos, como decía un famoso escritor que ahora no recuerdo, "el universo es una puta", el destino juega con las cartas marcadas, y es un puto joker. Haz como el sonrie ante la adversidad (pero sin cortes en la cara pliss).
El texto simplente perfecto, escrito en alta definición.

sueño dijo...

Sinceramente creo que es lo mejor que te he leido.
Creo que sobran las palabras y lo que te pueda decir.
Sólo te digo que yo hoy le he visto los ojos a La parca, me miró fijamente por un momento y pasó de largo...
Pero aún siento su mirada clavada en mí, y eso me va a durar mucho tiempo.
Un consejo... escribe en tu mesa con esa cuchilla "sigo vivo maldita puta".
Y léelo cada mañana.

un abrazo.

Velocet dijo...

Ains... antes de nada gracias por vuestros comments. Sólo una cosita (que no quiero que se me preocupen en exceso!): si alguna vez veis en alguno de mis textos algo que tenga que ver con el suicidio, tenedme en cuenta que en ellos él es una metáfora del vacío y de la soledad, nada más. Ok? Así que ni tan bien pero, ni mucho menos, ni tan mal.

Y, siempre, gracias por estar :)

мin dijo...

Eliminando los comentarios de locos, las preguntas y las ideas incoherentes.

Me gustó bastante..

n_n

Bohemia dijo...

Amanece tan pronto...y yo estoy tan solo que no me arrepiento de lo de ayer...decía la canción y a mí me ha venido esa letra a la cabeza...

BSS

Sahakiel dijo...

Los amaneceres son tan bonitos y crueles a la vez... simbolizan el comienzo de un nuevo día, pero la muerte de la noche. El inicio de la vigilia, la muerte de los sueños. La luz que nos ilumina, las sombras que escondemos.

Y una hoja afilada para darle la bienvenida al Sol... como se merece ;D

Estudiaba hasta el año pasado en Granad, así que sí, probablemente me vieras por los lugares que mencionas :)

Velocet dijo...

Min: thank u ^^

Bohemia: de cualquier forma, incómodos los arrepentimientos o los no arrepentiemientos...

Sahakiel: y la vuelta a la realidad, donde ya nada está a salvo.

Thanks for coming :)