sábado, 2 de mayo de 2009

Dos años

.
Hoy dos años clavando días
en esta coraza del que erra,
agujereando noches en venas
para escribir la recia desdicha.

Cruje el martillo del hombre
al golpear a su hija suicida
-Esperanza- con la cobardía
innata al que ya no es joven.

Ecos de huesos que rompen
contra gigantes de espinas
trituran residuos de juicio

de la aberrante monstruosidad
que llora minúscula al saberse
hoy dos años clavando días.
.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

CRIPTA DE HELE

Recorres lento la estación de la lágrima con encaje,
regurgitando el alma a borbotones
desde tu sillón tan rojo y tímido
sumergidiéndote en el grafito
que torna tus palabras gritos,
envuelto en el meibum que te susurra
...todo aquello fue un sueño en 25 asa...

Mientras se derraman los líquidos de un reloj,

y en la otra cara del reflejo,
“Alicia” se viste de ocasos
estrangulada la luz de la casa estirada de silencios,
con aquellas gafas en forma
de corazón sosteniendo tu imagen,
sonríe tragando poco a poco
aún la arena
de aquel tiempo furtivo
de psique-arañazos y lluvia en los bosques

memento memento memento memento temento

laisser une ligne

para la pornografía y el recuerdo.

*Voy a beberme tu prosa bittersweet :)
....me encanta....como siempre

Velocet dijo...

Qué sorpresa tenerte por aquí, jovencita, aunque sea anónimamente...

El murmullo de las cucarachas dijo...

Dos años...

demasiadas horas...

mejor nos las bebemos...

o nos las follamos...

saludos compadreeeeeee!!!

Julia dijo...

Buff! que sensación más indescriptible al leer este texto.

eva bouvois dijo...

La rima asonante e interna me hace querer seguir leyendo. Es como si nos llevaras por el poema
^^

hacía mucho que note leía
*

Bohemia dijo...

Saludos, hace tiempo que no pasaba por aqui...

Un besote

El murmullo de las cucarachas dijo...

¡¡¡Esa barbillaaaaaaaaa de modaaaa!!!

lo dicho... un placer!!

El murmullo de las cucarachas dijo...

Tic..Tac...

Tic..tac...

Amapola Psicovisceral dijo...

Todos tenemos años tirados a la basura que se supone que han servido para algo. Igual con uno habría bastado...nunca lo sabremos. Pero bueno, tú con tus dos, yo le subo medio, otros peor lo tienen que juntan veinte, y a algunos se les contagia toda la vida.

Pero bueno, algo se puede rescatar, seguro que cerrando los ojos y volviendo la vista atrás alguna noche le quitaste el des a la desdicha, y seguro que además de los días también clavaste los dedos en la espalda,
y seguro que hasta alguien te tendría envidia, ¿no es cómico?
que hasta el tú de hoy mismo aún envidie algunas veces al tú de esos dos años desdichados.