lunes, 14 de enero de 2008

Grietas orgánicas

..........Lo recibí envuelto en plástico mientras su cuerpo se desplomaba entre las sombras del callejón. Gracias por el regalo –pude decir antes de ver cómo se apagaban sus ojos.

..........Dejé aquel perfecto cuerpo ya vacío y corrí bajo la lluvia en dirección a casa con el preciado tesoro entre mis brazos. Las lágrimas se mezclaban con las frías gotas que desde hacía días no dejaban de caer sobre la ciudad. Mis labios, y a veces mis ojos al cerrarse fuertemente durante unos instantes, lograban a duras penas contener el llanto que trataba de escapar golpeándome una y otra vez.

..........Una temblorosa mano consiguió hacer girar la llave y con un clac-clac se abrió la puerta. Dejé caer el empapado abrigo junto a la entrada, encendí una luz y desplegué el envoltorio sobre la mesa del salón. Acariciaron entonces las yemas de mis dedos su suave y húmeda superficie mientras memorizaba cada una de sus formas, y poco a poco fueron dejando paso a mis uñas, que iban desgarrando con delicadeza el frágil tejido para que, trocito a trocito, se convirtiera por completo en parte de mí.

Una hora antes

..........Teníamos la extraña costumbre de ir a cenar a restaurantes de comida internacional para acabar pidiendo siempre lo mismo: carne; a ser posible carne sólo con carne y poco hecha. Esa noche era el turno de “Il Gondoliere”. Como siempre, degusté mi entrecot con parsimonia, exprimiendo y paladeando cada explosión de sabor que me ofrecía la ternera y su sangre con cada movimiento de mis mandíbulas. Pero había algo que no marchaba bien: ella. Su copa de Cirsion permanecía intacta y su mirada se perdía en un cuchillo que lo único que hacía era rozar el solomillo. ¿Estás bien? ¿No te gusta… quieres que te pida otra cosa? -le pregunté aún sabiendo cuál sería la respuesta. Levantó la vista como despertando de un sueño. No te preocupes… es sólo que no tengo demasiada hambre –contestó sin la más mínima expresión en su cara.

..........Cuando salimos, cómo no, seguía lloviendo. Abrí el paraguas y anduvimos en dirección al piso. La cogí de la mano. Un escalofrío recorrió mi cuerpo entonces: estaba fría, terriblemente fría. Al momento detuvo el paso. La miré asustado. Sin mediar palabra alguna abrió los botones de su abrigo de terciopelo negro y posteriormente los de su ceñida camisa azul turquesa. Aterrorizado, dejé caer el paraguas al suelo. Una brecha de unos veinte centímetros en su pecho dejaba escapar auténticos borbotones de sangre, salpicando y manchando su ropa y su cuerpo de marfil. No sé por qué no había hecho esto hasta ahora –lloraron sus labios mientras de la herida sacaba con primor su más íntima posesión, aquello que durante años tanto había anhelado alcanzar.

13 comentarios:

Míŋ dijo...

Wuoo.. primera vez que leo algo tuyo tan largo.

Extraña la forma de describir tan especial momento; pero todos somos extraños y quizà un poco locos.

Me agrado bastante, y a tientas de sonar repetitiva...

Velocet eres grande ;)

( Y no de edad jiji)

Me puedo juntar contigo?.. quien quita y se me pegue algo de ti.

=**

NOCTURNA dijo...

Me intriga, Velocet...
¿Qué habrás hecho para que la dama reaccione de ese modo?
Y no me extrañaría que, tratándose de tí, también otras niñas lo hagan!
Me arrastro hasta tu ventana para compartir un poco de sangre de mis venas contigo:)

M. dijo...

Cuanto amor...

(sin ironía, eh!) (nada de ironía)

Se nota que tu no has leido a Poe.
(con ironia eh!)

Muy buen relato.

Anónimo dijo...

Me encantan tus datos personales se parecen a los mios para nada.

;)

Un besito.

(A.)

T.FORD dijo...

Bravo, el señor Velocet atreviéndose con la narrativa...sí, señor.

Aunque le tengo bastante manía a la metáfora del corazón, la verdad es que me ha gustado bastante.

A ver si te leemos más cosas del estilo.

Un saludo.

Lady Bird dijo...

Gracias x pasar x mi blog ^^
Bonito relato pero ahora mismo no tengo la cabeza como xa poder opinar correctamente.

Seguro q otro dia lo haré ;)

Saludos!

Adrián dijo...

me ha enganchado desde el principio, y no me esperaba para nada ese final. muy bien conducida la historia, muy gráfico, muy tuyo. la sangre del entrecot quizá fuera de ella también. y al final le comió el corazón... me ha encantado. un abrazo

Lady Bird dijo...

Te pongo en mi lista, asi t tngo mas a mano ;) saludos.

Julia dijo...

Tienes la capacidad de dejarme con los pelos de punta cada vez que paso por aquí. Que poder de descripción y de meternos a todos en la historia.

Difíciles historias, interesantes y con ansias de que todas continuen de algún modo...

Un saludo y un abrazo!

Lady N dijo...

Qué gran última cena, Velocet. ¿Te imaginas que Jesús le hubiera dicho a sus apóstoles "Tomad y bebed de mí" mientras se abría una brecha en el pecho? Jijiji.

Velocet dijo...

Min: jeje, te repito que no sabes lo que haces si te acercas a mí... si es lo que quieres, hazlo, pero luego no digas que no te lo advertí! ^^

Nocturna: uf, yo no hice nada, y quizá ahí estuviera el problema... Hoy, desde mi ventana, la luna está llena de pus y odas a las vírgenes pesadillas :/

M.: yo sólo leo el Hola (pero siempre del revés y con gafas de sol, por lo que pueda pasar). Zenks :)

A.: realmente me entristece muchísimo que Mujeres al borde un ataque de miembros no sea una de tus pelis preferidas :´´´(

Ford: jiji, igual me ves alguna que otra cosita más de este estilo. M'alegro que te haya gustao, querido maestro del relato cortinegro (que nada tiene que ver con el cortinglés ^^') :)

Lady B.: de nada, aunque no esté en la barra esto está abierto las 24h del día :)

Adrián: simplemente: muchas gracias :)

Julia: esta historia no continuará, al menos no aquí, pero sois libres de hacerlo en vuestras mentes. Zenkiu :)

Lady N: yo es que creo que en realidad eso fue lo que pasó. Pero claro, luego no pasó la censura y se quedó en lo que se quedó u_u :***

Partageé dijo...

Mi querido J.J si Shakespeare levantara la cabeza te odiaría, y mucho... xDDDD l'amour tendría que ser así, siempre, eres un cabronazo!!!! :-D
La manera de sentir, la manera de sangrarlo a plumazo (o a teclazo) limpio... ufff...
PD: Ostia Puta que cabron! xDDDDD**** Besazos*****

Velocet dijo...

Jajaja! Qué perra que eres, haces que me sonroje mientras me río xDD

Besazos de esos que olvidaron ser pulcros >:***********

^^